sábado, 30 de julio de 2011

COMPONENTES Y FACTORES DEL DESARROLLO PSICOMOTOR

I.    FACTORES DEL DESARROLLO PSICOMOTOR



El desarrollo es el proceso que engloba la maduración, la evolución y el crecimiento de un ser. Entonces, el desarrollo es el proceso por el cual un individuo humano recién nacido llega a ser adulto, para ello lleva a cabo la maduración de sus capacidades y el crecimiento de sus órganos en un proceso ordenado de carácter evolutivo, es decir, que va de lo más simple a lo complejo, de lo espontaneo a lo evolucionado, de lo mas rudimentario a los más funcional y adaptativo.



El desarrollo humano no sigue una línea continua y regular, sino que sucede a base de saltos en los que van apareciendo unos cambios cuantitativos (crecimiento) que preceden a unos cambios cualitativos (maduración) y así sucesivamente. Se puede establecer entonces, dentro del desarrollo psicosomático del ser humano dos subprocesos, a saber:



·         El desarrollo cuantitativo, es decir el crecimiento propiamente dicho.

·         El desarrollo cualitativo, es decir, la diferenciación morfológica y funcional de diversos órganos y sistemas que intervienen en la vida del ser humano. Se refiere fundamentalmente a la maduración y a la evolución del individuo en interacción con el ambiente que le rodea.



El desarrollo se produce por un conjunto de causas o factores que se podrían dividir en internos y externos. Los factores internos se encuentran en la propia condición o esencia del ser que se desarrolla. Se trata de causas de primer orden, sin las cuales el desarrollo, por más condiciones favorables que se den, no es posible. Los más importantes son:



a.    El potencial genético: En la dotación genética que la persona recibe de sus progenitores se encuentran inscritas sus posibilidades de maduración y crecimiento, lo que se conoce como genotipo. Será la interacción de ésta potencialidad genética con los factores externos la que decidirá cuales y de qué manera se desarrollarán esas posibilidades latentes, lo que constituirá el fenotipo.



b.    El sistema endocrino: El crecimiento y la maduración están regulados por las hormonas de las glándulas endocrinas y los estímulos neurovegetativos, que hacen posible el desarrollo, tanto el aumento dimensional como la diferenciación morfológica y funcional del cuerpo. El sistema neuroendocrino no está totalmente desarrollado en el momento del nacimiento, pero se completa en la infancia y culmina en la adolescencia con la puesta en funcionamiento de las hormonas que proporcionan a la persona su madurez sexual.



c.    El metabolismo: Es el mecanismo por el cual el organismo, a través de una serie de procesos, incorpora los elementos nutrientes de los alimentos, los transporta a los órganos que los necesitan, los asimila y elimina los residuos o elementos inservibles. Las alteraciones en los procesos metabólicos (digestión, intercambio gaseoso, circulación sanguínea, metabolismo celular, función renal, etc.) tienen repercusiones sobre el desarrollo infantil.



Los factores externos, por otro lado, son aquellos que interactúan o se relacionan con el individuo e influyen sobre los factores internos de manera que entre ambos propician las condiciones para que el desarrollo se produzca. Se trata de causas de segundo orden, que, si bien constituyen condiciones imprescindibles para el desarrollo, por sí solas, sin la participación de los factores internos, no son capaces de producirlo. Son muchos los factores externos que inciden en el desarrollo, pero aquí los reduciremos a dos:



a.    Alimentación: Para que se produzca el crecimiento, es imprescindible contar con un determinado aporte energético. Existen unas necesidades calóricas, proteicas, vitamínicas, minerales, etc., sin las que el organismo no puede desarrollarse adecuadamente. Este factor externo tiene enorme importancia en el crecimiento y maduración del organismo, ligado más bien a sus aspectos somáticos.



b.    El ambiente: Bajo este factor se engloba una amplia gama de factores que van desde los estrictamente higiénicos, hasta las condiciones psicoafecticas en las que una persona se desarrolla, pasando por otras condicionantes ambientales como el lugar geográfico, el clima, el ambiente social, el poder adquisitivo y los recursos económicos, el tipo de familia, el hogar, la educación, etc. Este gran factor externo tiene su importancia en el desarrollo, ligado más bien a los aspectos psicológicos del mismo.



Gracias a la intervención de los factores internos y externos la persona puede desarrollarse. A su vez, al desarrollo psicomotor le interesa fundamentalmente el movimiento y las capacidades motrices. El ser humano se mueve. Cada uno de sus movimientos, individualmente considerados, es un acto motor, y esta acción puede responder a uno de los tres tipos posible de movimiento de nuestro organismo, en función del control nervioso al que responda:



·         Acto motor reflejo: Se trata de una descarga muscular de carácter automático e incontrolado. Los reflejos son innatos y constituyen la primera manifestación motriz del recién nacido.



·         Acto motor voluntario: Se trata de un movimiento intencional, para lo cual se ha tenido que elaborar previamente una representación mental que desencadene el impulso de movimiento. Es el caso de cualquier movimiento voluntario y no secuencial, como coger un lápiz.



·         Acto motor automático: Se trata de un movimiento inicialmente intencional que a fuerza d repetirlo habitualmente ya no necesita de la representación mental para su realización. Cuando un acto motor se hace automático se libera gran parte de atención y energía que queda disponible para otra actividad. El ejemplo más claro pude ser la marcha o la escritura.



La función motriz evoluciona desde los actos reflejos y los movimientos incoordinados y sin finalidad precisa, hasta los movimientos coordinados y precisos del acto motor voluntario y los hábitos motores del acto motor automático. Esta progresiva evolución motriz es posible gracias a la maduración automática y funcional de las estructuras nerviosas.



El desarrollo motor procede a través de la progresiva maduración de los diversos niveles, desde los más bajos (centros espinales) hasta los más altos (corteza cerebral), y cada nivel superior toma bajo su control a los niveles inferiores, además de ocuparse de su propia función.[1]



Entonces, el desarrollo motor, que se refleja a través de la capacidad de movimiento, depende esencialmente de dos factores básicos: la maduración del sistema nervioso y la evolución del tono.



a.    La Maduración Del Sistema Nervioso: la maduración psicomotora es paralela a la maduración neurológica. Su línea de desarrollo sigue la ley céfalo caudal (desde la cabeza hacia los pies) y la ley próximo distal (desde la columna hacia las extremidades).



·         Ley Céfalo Caudal: El desarrollo se extiende a través del cuerpo desde la cabeza a los pies, es decir, que los progresos de las estructuras y las funciones empiezan en la región de la cabeza extendiéndose luego al tronco para finalizar en las piernas. Es fácil comprobar, efectivamente, que la parte superior del cuerpo en el niño es más pesada, ya que es la más desarrollada, como así mismo lo son las funciones motrices: cuando un bebe se le acuesta sobre el vientre puede enderezar la cabeza mucho antes de poder hacerlo con el pecho. De igual manera el control de los ojos, la cabeza y hombros precede al de las extremidades.



·         Ley Próximo Distal: El desarrollo procede de dentro hacia fuera a partir del eje central del cuerpo. En el desarrollo prenatal, la cabeza y el tronco se forman antes que las piernas, los brazos van alargándose progresivamente a continuación las manos y los dedos. Funcionalmente el proceso es el mismo. El niño  posee el uso de los brazos antes de las manos y estas son utilizadas de una forma global antes de que pueda coordinar y controlar los movimientos de los dedos.



b.    La Evolución Del Tono: el tono sirve de fondo sobre la cual surgen las contracciones musculares y los movimientos; por tanto, es responsable de toda acción corporal, y además, es el factor que permite el equilibrio necesario para efectuar diferentes posiciones.



El tono evoluciona de la siguiente manera. Después del nacimiento se manifiesta con una por una hipertonía (rigidez) de los miembros y por una hipotonía del tronco (relajamiento). Progresivamente, hacia los tres años el tronco se modifica y adquiere más consistencia, lo que le da más agilidad a los miembros, aunque todavía los movimientos siguen frenados por la falta de regulación tónica. De esta manera, en esta edad, se pueden destacar dos aspectos a través de los cuales continúa la evolución del tono: uno ligado a la tipología del niño y otro ligado a la edad.



En el desarrollo motor se observa tres fases, sus características y las edades aproximadas en que aparecen.



·         Primera fase: del nacimiento a los 6 meses: Se caracteriza por una dependencia completa de la actividad refleja, especialmente de la succión. Alrededor de los tres meses, el reflejo de succión desaparece debido a los estímulos externos, que incitan el ejercicio y provocan una posibilidad más amplia de acciones y al inicio de los movimientos voluntarios.



·         Segunda fase: de los 6 meses a los 4 años: Se caracteriza por la organización de las nuevas posibilidades del movimiento. Se observa una movilidad más grande que se integra con la elaboración del espacio y el tiempo. Esta organización sigue estrechamente ligada con la del tono y la maduración.



·         Tercera fase: de los 4 años a los 7 años: La tercera fase corresponde a la automatización de estas posibilidades motrices que, como se ha dicho, forman la base necesaria para futuras adquisiciones."[2]



II.   COMPONENTES DEL DESARROLLO PSICOMOTOR



Dentro de los componentes del desarrollo psicomotor se deben tener en cuenta las capacidades motoras, ya que es fundamental tener claridad en su manejo porque el niño puede tener dificultades en su disponibilidad motriz por alguna de ellas y comúnmente no se hace un trabajo específico, sino por ejemplo, se dice que tiene problemas de coordinación, cuando en realidad la dificultad fundamental del niño radica en el desarrollo de movimientos. Así se tiene que para efectos de estudio las capacidades motoras se dividen en coordinativas y condicionales.



a.  Capacidades Coordinativas:



·         Capacidad de acople de movimiento: es la posibilidad de integrar en secuencias significativas y coherentes los movimientos necesarios para concretar un objetivo. Por ejemplo: juegos con dos fases de movimientos, tomados como movimientos globales: correr y lanzar.



·         Capacidad de diferenciación motriz: es el reconocimiento técnico (ajustado a su edad) que tiene el niño en la realización de los movimientos. Por ejemplo: correr sin arrastrar los pies. Esta calidad de movimientos básicamente tienen que ver con la edad y con las experiencias previas del niño.



·         Capacidad de transformación del movimiento: es la posibilidad de alterar la dirección, la fuerza, la velocidad de un movimiento cuando la situación lo requiera. Esta capacidad no aparece muy desarrollada en los niños muy pequeños. Los juegos de persecución y de pelota permitirán una buena estimulación  pero por razones evolutivas sólo se podrán utilizar a partir de los 5 años.



·         Capacidad de ritmización: ésta capacidad esta relacionada con la de acople de movimientos y de diferenciación motriz, según la fluidez en la sucesión temporal de los movimientos. Por lo general, se repiten en iguales periodos las mismas acciones motrices con relación a la velocidad y frecuencia de ejecución. Estos movimientos tienen un carácter armonioso, reflejando la parte expresiva de la acción. Se debe considerar la lentitud característica de las acciones infantiles en ésta etapa, ya que la misma depende de los biorritmos determinados por las estructuras subcorticales que aún no han sido estimuladas suficientemente o no han completado su ciclo de maduración. Lógicamente las actividades, tendrán un gran estímulo de regulación rítmica externa, pero es aconsejable dar la oportunidad al niño de ejercitar sus propias secuencias rítmicas.



·         Capacidad de orientación espacio - temporal: es la posibilidad de orientarse y ubicarse en el espacio y en el tiempo, con estímulos estáticos o en movimiento.



·         Capacidad de reacción: es la capacidad que le permite al niño reaccionar con movimientos adecuados a distintos tipos de estímulos visuales, auditivos, cinestésicos, rítmicos o rítmicos sonoros. En este tipo de acciones siempre aparecen mancomunada la capacidad de transformación del movimiento.



·         Capacidad De Equilibrio: es la capacidad de lograr mantener el cuerpo en equilibrio ante las diferentes fuerzas que actúen sobre él. Significa el control de la postura en situaciones estáticas y dinámicas. Es determinante la información que provee el sistema del oído medio para un correcto cambio corporal. Los principales movimientos se organizan a partir de ésta capacidad, siendo en consecuencia un elemento esencial de la coordinación.



b.  Capacidades Condicionales:



·         Capacidad de resistencia: la resistencia es una capacidad con claro predominio orgánico, asentada en lo cardio - respiratorio - circulatorio. Permite realizar un trabajo con variaciones de intensidad, tiempo y condiciones con un equilibrio aeróbico en su acción. 



·         Capacidad de fuerza: la fuerza es considerada como una capacidad total, refiriéndose a la actitud que tiene un músculo de generar tensión ante una resistencia física, estática o dinámica. De aquí se desprende que la fuerza, en esta etapa, es relativa en cuanto a la propia atención.



·         Capacidad de velocidad: la velocidad del niño en ésta etapa esta muy poco desarrollada, las acciones motoras de los niños de hasta 3 años transcurren lentamente, es a los 5 años que los niños se tornan visiblemente más veloces.



·         Capacidad de flexibilidad: es la capacidad de flexión de las grandes articulaciones del cuerpo, los niños poseen gran movilidad y capacidad de flexión de las grandes articulaciones corporales.[3]



Teniendo en cuenta las capacidades motoras diferentes autores han determinado desde su perspectiva los componentes básicos del desarrollo psicomotor.



Así tenemos que Mabel Ccondmarin en su libro “Madurez Escolar” pone de manifiesto que la realización del comportamiento motor, por el hecho de estar relacionado con toda la vida psíquica, implica tres dimensiones, cada una de las cuales puede ser fuente de perturbaciones o trastornos en su desarrollo.



a.    La dimensión de la función motriz propiamente tal: Que se refiere a la evolución de la tonicidad muscular, el desarrollo de las funciones de equilibrio, control y disociación de movimiento y al desarrollo de la eficiencia motriz (rapidez y precisión). La cual incluye:



·         Coordinación dinámica global y equilibrio: La coordinación es la resultante de una armonía de acciones musculares en reposo y en movimiento, como respuesta a determinados estímulos. Por otro lado el desarrollo del equilibrio se efectúa a través de ejercicios para el equilibrio estático y dinámico.

·         Relajación: La relajación permite la disminución de la tensión muscular, sentirse mas cómodo con su cuerpo, conocerlo, controlarlo, controlarlo, manejarlo más y, en consecuencia influye en el conjunto de comportamientos tónico emocional.

·         Disociación del Movimiento: El énfasis se pone por separado, en los diferentes elementos que componen la acción: dominio de los elementos espaciales, perfeccionamiento del control motor, dominio temporal.

·         Eficiencia Motriz: Contempla el desarrollo de la rapidez y precisión al nivel de la motricidad fina.



b.    La dimensión cognitiva: Considera que el movimiento exige el control de las relaciones espaciales (relaciones del cuerpo situado y evolucionado en el espacio, la relación de las diferentes partes del cuerpo, entre sí); el dominio de las relaciones temporales (sucesión ordenada de movimientos en vista a un fin ) y el dominio de las relaciones simbólicas manifestado en las praxias (utilización de los objetos, gestos y significantes).



·         Esquema Corporal: es la toma de conciencia global del cuerpo que permite, simultáneamente, el uso de determinadas partes de él, así como conservar su unidad en las múltiples acciones que puede ejecutar.

·         Estructuración Espacial: implica previamente una toma de conciencia y una utilización practica del propio cuerpo, desarrollando la capacidad de abandonar su propio punto de vista para considerar el de los demás y la capacidad de dejar de lado la situación inmediata para considerar la situación de conjunto.

·         Estructuración Temporal: El tiempo constituye la coordinación de movimientos, incluyendo su velocidad, ya se trate de desplazamientos físicos o de movimientos en el espacio, o de esos movimientos internos que son las acciones simplemente esbozadas, anticipadas o reconstruidas de la memoria.



c.    La dimensión afectiva emocional: Considera al cuerpo como relación y destaca su importancia en la manera como se organiza el movimiento. Esta dimensión se manifiesta mas que nada, a nivel de la función tónica y de la actitud y también al nivel del estilo motor, que constituye el modelo de organización de una tarea motora en función de variables como la manera de ser individual y de la situación en que se realiza.[4]



Por otro lado, se tiene la división de los componentes del desarrollo psicomotor que plantea Melina Alejandro Oviedo y que se detalla a continuación:



a.    Motricidad: es el desarrollo de los movimientos que depende de la maduración y del tono, comprende todo lo referente al desarrollo de los movimientos, así como la coordinación motora gruesa, fina y la disociación. De acuerdo con el desarrollo espontáneo de la motricidad los movimientos se han clasificado en cinco tipos:



·         Los movimientos locomotores o automatismos: son movimientos gruesos y elementales que ponen en función el cuerpo como totalidad caminar, gatear, correr, trepar, etc.

·         Coordinación dinámica: es la capacidad de sincronizar los movimientos de diferentes partes del cuerpo. Así mismo interviene el ritmo a través de la regularización del movimiento.

·         La disociación: es la posibilidad de mover voluntariamente una parte del cuerpo, mientras que las otras permanecen inmóviles o ejecuten un movimiento diferente.

·         Coordinación visomotriz: consiste en la acción de las manos (u otra parte del cuerpo) realizada en coordinación con los ojos. Esta coordinación se considera como paso intermedio a la motricidad fina. Ejemplo: rebotar una pelota con las manos.

·         Motricidad fina: consiste en la posibilidad de manipular los objetos, sea con toda la mano, sea con movimientos más diferenciados utilizando ciertos dedos.



b.    Esquema Corporal: relacionada con la imagen de sí mismo, la cual es indispensable para la elaboración de la personalidad.



·         Imitación: reproducción de gestos, de movimientos, de posiciones.

·         Exploración: familiarización con nuevos objetos.

·         Nociones corporales: palabras que designan partes del cuerpo.

·         Utilización: aplicación de la exploración.

·         Creación: inventar, imaginar situaciones, personas, objetos a través del juego corporal o por medio de los objetos.



c.    Lateralidad: es el conjunto de predominancia laterales al nivel de los ojos, manos y pies.



·         Diferenciación global: su propósito es utilizar los dos lados del cuerpo, afirmar el eje corporal, disociar progresivamente cada lado y facilitar la preferencia natural que se espera por la habilidad creciente de uno de ellos.

·         Orientación del propio cuerpo: se refiere a las nociones derecha e izquierda.

·         Orientación corporal proyectada: es la elaboración de la lateralidad de otra persona u objeto.



d.    Espacio: el cual tiene punto de partida en el movimiento, el esquema corporal y la lateralización contribuyen indirectamente a su desarrollo.



·         Adaptación espacial: corresponde a la etapa del espacio vivido.

·         Nociones espaciales: palabras que designan el espacio.

·         Orientación espacial: abarca el conjunto de las relaciones topológicas, cuyo punto de inferencia, en un principio es el propio cuerpo.

·         Estructuración espacial: consiste en la organización del espacio, sin la necesidad de referirse al propio cuerpo.

·         Espacio gráfico: es el intermediario del espacio de la acción concreta y del espacio mental.



e.    Tiempo y Ritmo: ésta noción se elabora a través del movimiento que, por su automatización, introduce un cierto orden temporal debido a la contracción muscular.



·         Regularización: por la experiencia del cuerpo, los movimientos se afinan y de la repetición resulta un carácter rítmico. De ésta manera automatización corresponde a ritmicidad. Esta automatización o regularización es básica para toda adquisición motriz. Ejemplo: el niño se balancea sobre los pies y el maestro lo acompaña con música.



·         Adaptación a un ritmo: la capacidad de adaptar el movimiento a un ritmo se logra primeramente al nivel de las manos y después por los movimientos locomotores. Los brincos u otros movimientos que impliquen factores de combinación tónica y de control motor tardará hasta los 10 años para la ejecución perfecta, por su parte la adaptación a una rapidez cambiante  se logrará alrededor de los 6 años. Ejemplo: correr y aplaudir rítmicamente.



·         Repetición de un ritmo: favorece la interiorización de los ritmos.



f.     Nociones Temporales: la designación del tiempo y del ritmo. Ejemplo: caminar lento como una tortuga, correr rápido como un conejo.



·        Orientación temporal: la capacidad para situarse en relación con un eje temporal y de actuar corporalmente en consecuencia a un antes, un después, etc. Ejemplo: lanzar la pelota y correr más rápido que ella.



·        Estructuración temporal: está relacionado con la estructuración espacial. Es decir, implica la conciencia de los movimientos y de sus desplazamientos ejecutados en cierto tiempo y en cierta distancia. Por ejemplo: cruzar una habitación en el tiempo que dura una melodía"[5]





[1] García Núñez Juan Antonio, “Educación Psicomotriz” Pág.  15 - 19
[2] Alejandro Oviedo, Melina “Educación Psicomotriz” Págs. 11 - 14
[3] Incarbone Oscar, “Juguemos en el Jardín” Pág. 22 - 28
[4] Ccondmarin Mabel, “Madurez Escolar” Pág. 124
[5]Alejandro Oviedo, Melina “Educación Psicomotriz” Pág. 27 - 28

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada